El Viaje de las sombras y sus hijos al Corazón de Tumaco

El Viaje de las sombras y sus hijos al Corazón de Tumaco
El Viaje de las sombras y sus hijos al Corazón de Tumaco

Laboratorio coordinado por el Maestro Jorge Iván Grisales Cardona, con apoyo de la coordinadora Local Mary Cruz Cruel, desarrollado durante 10 jornadas extendidas del 4 al 11 de junio. En este participaron 43 personas de diferentes edades, siendo la mayoría mujeres y jóvenes integrantes de los grupos de teatro: Teatro por la paz, Etnoescencia, Corpacultura, y Corazón de Arrullo, quienes manifiestan que comparten su tiempo para transformar situaciones de violencia que se vive en la población en sueños y procesos de vida digna, por medio del arte del teatro. El propósito de este Laboratorio consistió en apoyar una creación colectiva que se concretó en la obra: El viaje de las sombras y sus hijos al corazón de Tumaco,  y asesorar su montaje, lo que implicó aprender a hacer su escritura dramática y apoyar la formación en dirección. Este Laboratorio también asesoró la “curaduría” de otra obra que el grupo Teatro por La Paz tiene en su repertorio. Mediante una pedagogía de la escucha, se exploraron y compartieron con el grupo experiencias, recuerdos y conocimientos individuales y colectivos, para trabajar la creación teatral de modo que los más jóvenes se apasionaran  por el teatro  y descubrieran la importancia de transformar la realidad inicua en la que viven. Este proceso se hizo partiendo de la imagen que tenían los miembros del grupo del último día de las novenas que, en el Pacífico, se le hacen a un difunto, sobre la cual el imaginario fue tomando forma; fue estructurando y perfeccionando la obra, hasta finalizar con el montaje de la misma.

Contexto. “(…) Tumaco es puerto con una población que excede los 100.000 habitantes, siendo un centro de actividad comercial importante, que determina importantes dinámicas sociales y culturales. Su población ha estado expuesta a los efectos directos del conflicto armado interno y del narcotráfico, dinámicas estas que han generado la afluencia a la ciudad de miles de personas desplazadas forzadamente por la guerra interna, lo que conlleva alta criminalidad de distinta índole y pandillísmo, afectando de manera grave a toda la ciudadanía.

En lo que respecta a la actividad teatral en particular, es interesante señalar que en Tumaco, las agrupaciones cuentan con trayectorias de cerca de diez a veinte años de experiencia, como sucede con Teatro por la Paz auspiciado por la Diócesis, Etnoescencia, Corpaculturas y la agrupación Calipso.

En la co-evaluación de este Laboratorio, se destaca que se descubrieron nuevas herramientas para el teatro, se fortalecieron los conocimientos que se tenían del mismo, y se abrió un espacio para la formación de integrantes recientes del campo teatral. Así, por ejemplo, desde la perceptividad se utilizó el cuerpo como una herramienta de resistencia y menoría, se hizo conciencia sobre el estado de potencia posible de la relación entre memoria, cuerpo y espíritu, y se aprendió a apropiarse de este poder en el espacio de la representación. El grupo considera que de esta manera se desarrolló la imaginación poética, y se descubrió que cada expresión, movimiento y gesto tiene un significado en el mundo teatral. Se logró incorporar el lenguaje metafórico al asociar la memoria de los problemas compartidos a la narrativa cultural e histórica de cada época, según la edad de los participantes, a través de cantos, música, formas de moverse, de danzar. Para los grupos de teatro de Tumaco, su historia y cultura son de suma importancia, esto se evidencia en todo su quehacer diario, en especial cuando se hace teatro.

Si bien se planeó desde un comienzo realizar circuitos barriales presentando la obra, esto no se logró plenamente dada la difícil situación de orden público. No obstante, el 11 de agosto, en el 2º piso en la calle de las Mercedes, se realizó la presentación de la obra lograda: El viaje de la sombra y sus hijos al corazón de Tumaco, con participación de los integrantes de los grupos de teatro de Corpaculturas y Teatro por la Paz.  Al cierre del Laboratorio, se esperaba  poder presentar la obra creada en dos escenarios: en un encuentro de familias que se realiza en el marco de la fraternidad en la diócesis, y en la escuela de formación a líderes diocesanos de los 9 municipios de la jurisdicción de la Diócesis de Tumaco, durante la semana por la Paz que se realizaría en septiembre.

De este Laboratorio quedaron las siguientes capacidades instaladas: semilleros y grupos autónomos más fortalecidos en el quehacer teatral, como por ejemplo el nuevo grupo Carrazón de Arrullo que estará acompañado por el experimentado grupo Teatro por la Paz. También, el maestro dejó una buena bibliografía recomendada y direcciones de Internet con obras de teatro. Además, el grupo quedó con buen vestuario y máscaras de buena calidad diseñados por el mismo, aunque estas últimas fueron realizadas en Medellín.

Los participantes del Laboratorio recomiendan extender el tiempo de acompañamiento a los Laboratorios para hacer un seguimiento más significativo a la impronta que esos puedan tener en la formación de los participantes. Las respuestas que se diligencian en la co-evaluación no alcanzan a dar cuenta de resultados de impacto dado que se responden en el corto tiempo del proceso de formación. De otra parte, se manifiesta la ausencia  por parte del estado de una oferta educativa y de capacitación, cualificada y continua, para los que están al frente de la cultura y el arte. Concluyen que el Laboratorio, además de formar en lo teatral, le aportó al grupo de participantes un mayor conocimiento de la situación social de la región, en medio de las tensiones que se viven debido a la violencia que se vive esta localidad. 

Linea: 
Linea 1