Caravana Itinerante de Saberes

Teatro Zambrano
Teatro Zambrano

Laboratorio coordinado por el Maestro Julio Mario Cabarcas, con apoyo de la Coordinadora Local Noreilys Vergara España, se desarrolló de junio 23 a julio 7 de 2017. Este se propuso empoderar a las agrupaciones en su quehacer artístico a través de herramientas enfocadas al desarrollo de los componentes estructurales del teatro comunitario y el performance, con el fin de propiciar espacios para la participación, el intercambio de saberes y el rescate de la memoria. Participó un grupo de 43 personas entre adultos mayores, jóvenes y niños, de cuales varios pertenecen a uno de los siguientes grupos: Taller Cultural y Teatro La Calle, Danza Tamud , Semillero de Teatro Comfenalco, Grupo de Teatro del corregimiento de San Luis, Magdalena, grupo de Teatro El Amparo. También participaron músicos coristas del grupo Vallenato y los Chocoritos, un cantante y compositor, una artesana y cantante, y un pintor. Algunos de estos con apoyo de la Casa de Cultura. Todos con varias habilidades artísticas sobresalientes y trabajando en torno al comercio, la agricultura, la pesca, la albañilería, la venta ambulante, entre otras.

Contexto.[1] Zambrano es un municipio ubicado al margen oriental del Río Magdalena y que colinda en la parte occidental con los Montes de María. Gran parte del territorio es plano con pequeñas elevaciones y rodeado de grandes ciénagas. Su comunidad fue profundamente afectada por el conflicto armado que ha sucedido en la región dejando secuelas que hoy día marcan a sus pobladores. Refiere uno de sus habitantes “Vivíamos en armonía, jóvenes, adultos, ancianos, niños y niñas vinculados a los programas del ICBF. Pero bueno llegó un movimiento brusco que trajo prostitución infantil, drogadicción, deserción escolar, convirtiendo a los jóvenes en pandilleros y a los niños en viciosos, más aún, una clase politiquera que en formación no tenía nada solo hambre de poder. Hoy estamos despertando de esa pesadilla apostándole a los movimientos artísticos en formación de niños, niñas y jóvenes, capaces de transformar la monotonía por servicio social”. Por su parte, la artista coordinadora Local ve el laboratorio de Teatro como “una oportunidad para rescatar y dar a conocer la memoria histórica del municipio a nivel nacional, además de empezar a generar espacios de reflexión que le permitan a los niños, jóvenes, adolescentes y adultos involucrarse con el teatro como una manera de conocerse a sí mismos y de utilizar el cuerpo como instrumento para generar paz promoviendo nuevos espacios creativos que permitan una mejor representación, con los implementos adecuados y la escenografía necesaria para desarrollar un trabajo tan importante como lo son las artes escénicas”. A su vez, dice “veo el laboratorio como una escuela donde se descubren valiosos talentos y en los que nos podemos capacitar académicamente también”.

Los colectivos artísticos que han liderado procesos desde las artes escénicas son reconocidos por la población de Zambrano, sin embargo, a pesar de sus participaciones artísticas y culturales su incidencia parece ser que no ha sido lo suficientemente significativa para contar con el apoyo de las instituciones regionales a fin de que puedan constituirse legalmente y desarrollar una programación cultural con incidencia en la construcción social. Noreilys Vergara, artista local, pertenece a una familia de artesanos y artistas en el municipio, hace parte del colectivo teatral La Calle, y en cuanto a la historia del teatro en el municipio refiere que para la década de 1920 se organizaban temporalmente grupos de artes escénicas para representar comedias en los carnavales. Luego, 1970 se formaron, también temporalmente, grupos de teatro estudiantil en las Instituciones Educativas y se hacían concursos o pequeños festivales de teatro. Se asignaban temas exclusivos como los de índole religiosa o algunas obras literarias. Dice: “Como colectivo La Calle, desde que nace en 1982 con el Festival Folclórico, hemos vivido teatralmente para este festival. Para 1990 ya teníamos un grupo de planta y hacíamos presentaciones locales y regionales. En la región aparecieron organizaciones teatrales en San Juan de Nepomuceno TEDA, en El Carmen de Bolívar se organizó como dos veces el Festival de Teatro del Caribe, y en Magangué estaba Gagama. Entonces si ha existido teatro en la región desde épocas anteriores”. La artista Local sueña con un festival nacional de teatro en Zambrano Bolívar con una ruta artística, donde los grupos de teatro y demás manifestaciones artísticas participen en los diferentes lugares del país, dando a conocer sus propuestas, tejidos y la memoria histórica que los caracteriza, teniendo la oportunidad de ser valorados y reconocidos desde el campo artístico y cultural”.

La co evaluación de este Laboratorio mostró que adultos mayores, niños y jóvenes compartieron y recrearon historias cargadas de expresividad y de contenido poético. A través de ejercicios sonoros, juegos y rondas de la infancia, se apropiaron de elementos básicos del saber teatral y se fortalecieron como grupo cultural. Los participantes expresan que encontraron su voz al descubrir sus propios movimientos y encauzarlos con destreza para explorar su sensitividad e imaginación; que se  compenetraron con cada personaje reconociendo pautas, movimientos, expresiones corporales para cada contexto; que le prestaron atención a sus ser interior para seguir el impulso, la inventiva, y tomar decisiones estando en continua comunicación consigo mimos y con los otros. Consideran que ha sido importante recuperar la propia historia, cantarla, escribirla.

Durante el Laboratorio se inició una exploración sobre organizaciones públicas y privadas del municipio que desde el 1978, que se dedican al trabajo artístico y cultural, y se realizó una base de datos de 23 de estas. Se destaca al gestor cultural Ramiro Meza actual Director de la Casa de la Cultura que ha venido apoyando la continuación de los procesos culturales a través de la ejecución de proyectos y de la participación en el Festival Nacional Folclórico y Cultual: La Leyenda el Encanto del Peñón, que este año celebra su XXXIII versión.

Este Laboratorio se cerró con una caravana artística de 5 estaciones itinerantes por las calles y lugares memorables del municipio: se leyeron poemas y cuentos al amanecer; se compartieron conocimientos en la antigua fábrica de cigarrillos La Favorita; se hizo una muestra de teatro acerca de El Encanto del Peñón, en el mirador que lleva su nombre; se danzó a la orilla del río; se hizo un gesto artístico en las afueras del Teatro Marina, para terminar en la plaza principal Eulalio Ortiz. Así, al revivir épocas del pasado a través de la palabra de los adultos mayores, y al tomarse espacios significativos que se encontraban abandonados y desolados, recordaron, recrearon y afirmaron, de maneras emotivas y amistosas, valores culturales ancestrales y reconocieron la labor de sus propis artistas. También revivieron momentos del conflicto armado y reflexionaron como a través del arte, y particularmente del teatro, se posibilitan espacios de  alegría, conciencia, paz y sana convivencia que motivan para seguir adelante. Para los participantes, el maestro fue idóneo, sencillo y sobre todo buen escucha pudiendo encausar acertadamente las inquietudes y saberes del grupo y la maestra coordinadora local se entregó al trabajo con gran compromiso.

De este Laboratorio quedaron las siguientes capacidades instaladas en Zambrano: Se formó un grupo semillero de teatro; se fortaleció el grupo de teatro de San Luis con apoyo del Colectivo Taller Cultural y de teatro La Calle; se promovió el compromiso con la formación en Teatro por parte de la Alcaldía del Municipio, el Taller cultural y de Teatro La calle, Casa de la Cultura Manuel Lora Meza, y el Museo de la Esperanza; se dejaron a cargo de la Coordinadora local del Laboratorio materiales virtuales acerca de directores de teatro en Colombia y algunas películas relacionadas con educación y  resiliencia.

La mayor dificultad que tuvo este Laboratorio fue que muchos de los inscritos no podían faltar a sus labores diarias de subsistencia, así que se requirió trabajar en algunos casos en horas extra laborales en las viviendas, adecuando el cronograma y los grupos. De otra parte, el espacio para trabajar el Laboratorio no era muy apropiado. Se recomienda: a. al Ministerio de Cultura planear los Laboratorios teniendo en cuenta las ocupaciones y horarios disponibles de quienes se espera que se beneficien del estos y, además, acompañar los Laboratorios de asesoría sicológica puesto que la población infantil y juvenil en Zambrano tiene un nivel alto de exposición a problemáticas de drogadicción y prostitución, pero los maestros y las instituciones locales no pueden ofrecer esta ayuda. B. A los artistas de Zambrano trabajar en red y posibilitar espacios de participación y aprendizaje en escenarios no convencionales, a través de programaciones regulares, formando público y contribuyendo a crear sentido de pertenencia en los niños. Se concluye que, principalmente, el Laboratorio contribuyó a devolverles la confianza en sí mismos a los artistas locales.

[1] Tomado de la Propuesta presentada por el Maestro Julio Cabarcas. 2017

Linea: 
Linea 3